¿Cuáles son las deducciones para la rehabilitación de la vivienda?

Alia al día

¿Has pensado que podrías beneficiarte de las deducciones para la rehabilitación de la vivienda? Toma nota de las bonificaciones que nos detalla la directora de Proyectos de Alia Tasaciones, Patricia Alcocer, en este vídeo.

El pasado 5 de octubre se publicó el Real Decreto de Medidas Urgentes para Impulsar la Rehabilitación de Inmuebles de Uso Residencial, con subvenciones dirigidas a la mejora de la eficiencia energética de una vivienda y que se bonifican a través de la declaración de la renta.

Te explicamos en detalle cuáles son esas deducciones para la rehabilitación de vivienda que tienen fecha de caducidad y que se han aprobado al calor del plan de ayudas europeas de los fondos Next Generation aprobado tras el impacto de la pandemia. En concreto, hay una partida por valor de 3.420 millones para la rehabilitación residencial para reducir el consumo energético, de los que 450 millones se destinarán a incentivos fiscales.

Deducciones para la rehabilitación de la vivienda

Como avanzábamos, la rehabilitación y reforma de tu vivienda tendrá unas ventajas fiscales a la hora de hacer la declaración de la renta si van dirigidas a la mejora de la eficiencia energética. Hay tres tipos de bonificaciones repartidas en dos plazos.

Hasta el 31 de diciembre de 2022:

  • Deducción de hasta el 20% del coste de la rehabilitación, con un máximo de 5.000 euros anuales, siempre y cuando se reduzca al menos un 7% la demanda de calefacción y refrigeración.
  • Deducción de hasta un 40% con un máximo de 7.500 euros anuales, si la reducción es de al menos un 30 % del consumo de energía primaria no renovable o mejorando la certificación energética a la clase «A» o «B».

Hasta el 31 de diciembre de 2023:

  • Deducción de hasta el 60% del coste de la rehabilitación con un máximo de 5.000 euros anuales, si se consigue una mejora del 30% de consumo o una clasificación A o B del certificado energético. En este caso se trata de mejoras en un bloque de viviendas. A cada propietario se le bonificará en función de su cuota de participación.

Certificado energético

En todos los casos solo se podrán beneficiar de las deducciones para la rehabilitación de vivienda aquella utilizada como residencia habitual o en alquiler residencial y será necesario un certificado de eficiencia energética anterior y posterior a la obra, que será el que demuestre la reducción del consumo que se exige.

¿Qué es el certificado de eficiencia energética?

El certificado de eficiencia energética es un documento oficial, con validez máxima de 10 años, el cual contiene todos los datos necesarios acerca de las condiciones energéticas de una vivienda. Para que sea oficial tiene que estar redactado por un técnico cualificado y competente donde indique la información sobre la orientación, situación, iluminación, sistemas de producción energética, etc.

Todo esto queda resumido en la etiqueta energética que es la que detalla el consumo energético y las emisiones de la vivienda. Esta se cataloga con una escala de colores que va de la A, que es la más eficiente, hasta la G, que es la menos eficaz energéticamente.

¿Cómo solicitar el certificado energético?

Para obtener este certificado es necesario contactar con un profesional autorizado, como un arquitecto o un aparejador, para que visite la vivienda y certifique que se encuentra en unas buenas condiciones energéticas.

Después se registra este certificado en el organismo oficial competente de la comunidad autónoma donde tendrán que verificar que el documento está correcto.

Posibles reformas

Hablamos de rehabilitaciones para mejorar, por ejemplo, el aislamiento térmico, uso de paneles solares para dotar de electricidad renovable a la vivienda, sistemas de climatización de baja temperatura como suelo radiante…

En viviendas antiguas se pueden llevar a cabo reformas que no implican grandes inversiones como aquellas dirigidas a reducir las pérdidas de calefacción como se producen en los capialzados de las persianas y sellados de las mismas.  Estas pequeñas entradas de aires suponen hasta el 30 % del coste de la calefacción en una vivienda en los meses de invierno.  Instalando burletes, sellando cajones de persianas y aislándolos podemos hacer mucho más eficiente nuestra vivienda.

Un paso más allá es sustituir antiguas ventanas de hierro o aluminio por otras de PVC. A la vez que instalar vidrios con cámara de aire. Si bien estas medidas son más caras que las anteriores su rentabilidad es mucho mayor. No solo resolvemos las pérdidas de calefacción, sino que además mejoramos bastante el aislamiento de la vivienda, tanto en verano como en invierno, suponiendo ahorros de hasta del 60 % en la factura de la calefacción y una mejora muy notable del confort de la vivienda.

Beneficiarios

En la actualidad, bloques residenciales y viviendas unifamiliares nuevos ya se construyen teniendo en cuenta la eficiencia energética, pero gran parte de los 25,8 millones de viviendas de nuestro país pueden mejorar su sostenibilidad, muy especialmente aquellas con más de 40 años, ya que las casas construidas antes de 1980 no tenían que regirse bajo ninguna normativa sobre condiciones térmicas. Y, según un estudio de Idealista a partir de datos del Catastro, el 51,3% del parque de viviendas de España tiene más de cuatro décadas, siendo susceptibles de beneficiarse de dichas deducciones.

«Es el momento de hacer números e invertir en ahorro energético, ya que, a largo plazo, puede resultar económico«, como señala nuestra directora de Proyectos, Patricia Alcocer.

Así pues, ponte en manos expertas que te asesoren sobre qué mejoras puedes realizar. En Alia Tasaciones contamos con profesionales que podrán ayudarte. Llámanos sin compromiso

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro newsletter Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete al newsletter del Alia Tasaciones y recibirás puntualmente las novedades, tendencias, y soluciones de la mano de nuestros profesionales.