La discrepancia entre valor razonable a efectos de seguro y valor de inversión

La norma dice que cuando se trata de inmuebles ligados a una actividad económica se calculará el valor por comparación, el valor por actualización y el valor de reemplazamiento neto, tomándose el menor de ellos.

Patricia Alcocer, directora de Proyectos de Alia Tasaciones

En un mercado financiero como el actual, con bajos tipos de interés, las aseguradoras se han volcado en aumentar su patrimonio inmobiliario.

Si la intención de la inversión es la cobertura de provisiones técnicas, el valor razonable se obtendrá de una tasación acogida a la Orden ECO 805/2003, finalidad 2b.

La problemática viene porque la normativa indica que, cuando se trate de inmuebles ligados a una actividad económica, se calculará el valor por comparación, el valor por actualización y el valor de reemplazamiento neto, y se tomará, como valor de tasación, el menor de ellos.

En cambio, en el Real Estate, la inversión se realiza, generalmente, capitalizando las rentas esperadas, a la rentabilidad exigida, lo que genera discrepancias entre el valor de inversión y el valor razonable según norma.

No debemos olvidar que la regulación pretende dar valores de garantía y, por ello, trata de eliminar de la ecuación los elementos especulativos.

Por ello, lo más recomendable es realizar un ejercicio previo para conocer el alcance de las posibles discrepancias y encarar la inversión con la información necesaria.

Si quieres ampliar más información lee la siguiente entrada al blog sobre el valor razonable a efectos de seguros vs valor de inversión y en esta otra te ofrecemos una infografía sobre las diferentes bases de valor.

 

 

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro newsletter Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete al newsletter del Alia Tasaciones y recibirás puntualmente las novedades, tendencias, y soluciones de la mano de nuestros profesionales.