El customer journey de una tasación

Tasación ECO

El viaje de un cliente comienza explicándole la diferencia entre valor y precio, dos cantidades que en el sector inmobiliario no suelen coincidir, y termina más allá de la entrega del informe de tasación. En Alia Tasaciones hay un acompañamiento ante cualquier eventualidad durante la presentación del documento al banco o ante otra necesidad que surja con el tiempo.

Customer journey

Juan José Cortés, director de Administración de Alia Tasaciones

La compra de una vivienda es la operación financiera más importante de una persona. Es una transacción que se suele realizar de dos a tres veces a lo largo de nuestra vida y que, dado el elevado importe, es aconsejable realizar una tasación del inmueble para obtener información relevante y necesaria del bien a adquirir, más allá del valor.

Antes de entrar de lleno en el customer journey de un cliente de una tasadora, es importante entender la relevancia que tiene la tasación (obligatoria en caso de solicitar una hipoteca ya que sirve de garantía para la entidad financiera) y el informe al que va asociada.

Efectivamente, más allá del valor en sí mismo del inmueble, el informe de tasación es un exhaustivo estudio legal de la vivienda. En él, se comprueba si la realidad física del inmueble se corresponde con la realidad reflejada en la documentación registral (Registro y/o Catastro), la propiedad del activo, si tiene cargas o no o eventuales limitaciones normativas. También se visualiza su estado. Es decir, la conservación y antigüedad o si se han realizado reformas o rehabilitaciones.

Asimismo, el documento analiza el valor de mercado, esto es, comparación de precios de transacciones de viviendas similares, lo que en el argot de la profesión llamamos inmuebles testigo. También ofrece un estudio de la ubicación y el entorno, teniendo en cuenta el perfil poblacional, las infraestructuras ofrecidas (comunicaciones, centros educativos y hospitalarios, parques, etc.) y los servicios (transporte, ocio, comercios, etc.).

Por tanto, el informe de tasación de una vivienda no solo ofrece el valor del inmueble, sino que indica cómo está el mismo y si realmente puede ser de tu propiedad.

Cuando empieza el viaje del cliente

Teniendo clara la importancia de este estudio, el viaje del cliente de una tasadora comienza cuando toma la decisión de comprar un inmueble y, antes de ponerse en contacto con una sociedad de tasación homologada por el Banco de España para realizar este servicio, hace su propio estudio de mercado, analizando los precios ofertados en diferentes portales de compraventa.

Esto significa que, cuando se pone en contacto con una tasadora, el cliente ya viene condicionado por su precio. En consecuencia, por nuestra parte el customer journey empieza explicándole la diferencia entre valor, que es lo que nosotros vamos a darle, y precio, que es lo que él está dispuesto a pagar por la vivienda. Dos cifras, que no suelen coincidir ya que, en muchas ocasiones, el cliente no tiene en cuenta variables que también influyen en la valoración como la urgencia, el componente sentimental o el de sinergia, que se produce cuando, por ejemplo, queremos ampliar nuestra vivienda comprando el piso de al lado.

Todo ello puede hacer que el precio de cierre suba o baje, del mismo modo que el valor de tasación. La clave está en la base de valor, en el para qué, en la finalidad de la compra. No es lo mismo que la valoración sea para obtener una hipoteca, invertir, para cuestiones administrativas o para la mencionada sinergia.

En Alia Tasaciones vamos más allá e, incluso, puede que uno realmente no necesite ningún tipo de tasación. Por eso, es bueno que el comprador se deje asesorar por profesionales de la valoración.

La eficiencia, un valor al alza

Una vez determinado el para qué, el técnico tasador visita la vivienda para analizar todos los factores que influyen en una tasación como es la ubicación, orientación, estado, situación urbanística y jurídica, edificación o eficiencia energética, entre otros.

Con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050, la sostenibilidad de una vivienda es un factor al alza. No solo en el valor de tasación, el cual obligatoriamente tiene que ser sostenible en el tiempo, eliminando cualquier sombra de duda especulativa, sino también en términos de eficiencia energética.

En la actualidad, en torno al 40% del parque de viviendas de nuestro país está construido desde antes de 1980, lo que significa que el margen de mejoras energéticas de los inmuebles es enorme. Nuestros expertos asesoran al futuro comprador sobre las posibilidades de ganar en eficiencia energética, lo cual redunda en una mejor valoración del inmueble, ahorro en la factura energética y condiciones de financiación más ventajosas.

Acompañamiento

En el plazo de 3 o 4 días, el futuro propietario recibe el informe de tasación que le servirá, además, para negociar la hipoteca con distintos bancos durante seis meses, que es el periodo de vigencia del informe.

En Alia Tasaciones el viaje del cliente no termina cuando le entregamos ese documento, sino que hay un acompañamiento continuo ante cualquier eventualidad que suceda durante la presentación del informe a la entidad o ante otra necesidad que pueda surgir con el paso del tiempo.

Más allá de un inmueble

El informe de tasación no solo es importante en caso de compraventa, sino también en el de separaciones matrimoniales o herencias, para hacer una independiente e imparcial valoración económica del bien que, a la postre servirá de referencia para el pago de impuestos. Además, la valoración profesional evita las habituales disputas familiares que se producen en estas situaciones.

Llámanos sin compromiso y te ayudaremos a darle un valor actual a tus propiedades.

 

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro newsletter Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete al newsletter del Alia Tasaciones y recibirás puntualmente las novedades, tendencias, y soluciones de la mano de nuestros profesionales.