A partir de 50 años de antigüedad, todo edificio residencial debe someterse a la antigua Inspección Técnica de Edificios (ITE), solo que el Informe de Evaluación de Edificios (IEE) da un paso más allá del estado de conservación e incluye la accesibilidad y la eficiencia energética. Te damos todos los detalles.

IEE

Juan José Cortes, director de Administración

Qué es la IEE o ITE

Anteriormente conocida como Inspección Técnica de Edificios (ITE), el Informe de Evaluación de Edificios (IEE) es un documento que evalúa el estado en el que se encuentra un edificio residencial tanto a nivel de conservación, como de accesibilidad y de eficiencia energética. De ser necesario, se fijan las obras y actuaciones para su mejora.

Es decir, hace una descripción de las características constructivas de las zonas y partes comunes de un inmueble, señalando su estado de conservación, deficiencias, accesibilidad y sostenibilidad. A partir de ahí, refleja actuaciones para subsanar defectos.

Fue hace una década, con la entrada en vigor de la Ley 8/2013 de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, cuando se adoptó la nueva denominación IEE, que abarca no solo las cuestiones de conservación pautadas en la ITE, sino también un certificado de accesibilidad y un Certificado de Eficiencia Energética (CEE).

El objetivo de este procedimiento es garantizar el cumplimiento de los criterios de seguridad, salubridad y accesibilidad mínimos en los edificios residenciales.

Edificios obligados a someterse a una IEE

Este control técnico es de obligado cumplimiento en aquellos edificios residenciales con una antigüedad superior a 50 años. Algunas comunidades autónomas establecen criterios más restrictivos. En estas situaciones, lo más adecuado es acceder a la página web de tu comunidad para conocer el periodo exacto.

¿Y qué pasa con las viviendas unifamiliares? En este caso no es obligatorio excepto que el propietario quiera acogerse a ayudas públicas para acometer obras de conservación, accesibilidad o eficiencia energética.

Una vez se haya superado la primera inspección, se establece una periodicidad inferior para las siguientes.

En caso de que el IEE sea desfavorable, el documento incluye información relativa a las obras y actuaciones de mejora, documento que se presenta al ayuntamiento para su seguimiento y cumplimiento de la normativa.

En qué consiste el Informe de Evaluación de Edificios

A la hora de analizar punto por punto cada una de las zonas de la edificación, se tienen en cuenta varios criterios para la valoración final:

Cubierta del edificio

Se revisa su estanqueidad y su aislamiento del exterior.

Cubierta y fachada

Evaluación de la correcta sujeción de todos los elementos que pudiesen desprenderse con un viento fuerte.

Pared medianera

Verificación de la correcta separación de la medianera o pared que separa dos propiedades cuando se trate de adosados.

Aislamiento y estado de los muros

No deben existir partes sueltas o con un aislamiento deficiente que permita pasar el agua.

Estado de la cimentación

Tanto en edificios con muros autoportantes como en estructuras de hormigón, se evaluará que no existan zonas que pongan en riesgo la integridad de la construcción.

Redes

Se comprueba el perfecto funcionamiento de toda la red eléctrica y de las redes de saneamiento (grifos y desagües) para reducir el riesgo de incendios o daños por humedad.

Eficiencia energética

El Certificado de Eficiencia Energética (CEE) cobra cada vez más relevancia para los técnicos, no solo para esta inspección, sino también para la valoración de un inmueble. Es obligado tenerlo en caso de venta o alquiler de una vivienda.

Accesibilidad

Este apartado, sobre todo en comunidades de vecinos, puede hacer que no se apruebe la IEE. Todos los elementos de paso deben estar legalizados y cumplir los estándares establecidos en la legislación.

Clasificación de las deficiencias de un edificio

Existe una clasificación de cuatro niveles que establece la gravedad de las diferentes deficiencias que haya localizado el técnico:

Leves

No revisten gravedad, pero debe hacerse un mantenimiento preventivo para evitar que empeoren.

Importantes

Están relacionadas con la funcionalidad o salubridad de la construcción. No son un riesgo inminente para la estructura, aunque si no se solucionan a tiempo pueden llegar a serlo.

Graves

Suponen un verdadero riesgo para la estructura, la salubridad o la vida de las personas. Por lo tanto, es obligatorio repararlas urgentemente.

Muy graves

Son un riesgo muy serio para la seguridad de la estructura. Si no se soluciona rápidamente, el técnico declarará la ruina del edificio y tendrá que ser desalojado.

Quién puede realizar la IEE

Arquitectos, arquitectos técnicos e ingenieros técnicos industriales.

Sanciones por no pasar el Informe de Evaluación de Edificios

Las multas por incumplir el IEE pueden oscilan entre 9.000 y 90.000 euros.

Recomendaciones si no se pasa el IEE

Como se indicaba, en el Informe se incluyen las actuaciones necesarias para superar el IEE.  Sustituir el tejado, implementar un sistema SATE en el exterior o limpiar desagües y canalones son algunos de los trabajos más habituales.

A su vez, llevar a cabo la rehabilitación energética de la vivienda es una excelente medida. No en vano, este aspecto afecta bastante en la puntuación final, además de ayudarte a ahorrar mes a mes en la factura de tus suministros de luz y gas. Y, ahora, puedes aprovechar las subvenciones de los fondos Next Generation para la rehabilitación de edificios siempre que vaya dirigida a la mejora de la eficiencia energética.

En Alia somos expertos en la realización de Informes de Evaluación de Edificios y ofrecemos asesoramiento personalizado sobre las obras de mejora para superar el IEE y obtener el certificado energético. ¡Llámanos sin compromiso!