Qué debes comprobar antes de comprar tu vivienda de segunda mano 

BitacorAlia

¿Has encontrado tu casa ideal de segunda mano? Antes de hacer el contrato de reserva para señalizar la compra, escucha estos consejos, y evita sorpresas. Patricia Alcocer, directora de Proyectos, te explica las cuestiones qué debes comprobar para comprar sobre seguro.

La compra de una vivienda es para la mayoría de las personas la inversión más importante de su vida. Encontrar la que se ajusta a las necesidades y gustos de cada uno requiere un tiempo y un esfuerzo que no se puede tirar por la borda dejando al azar cuestiones relativas al papeleo ni al estado de la casa.

Para evitar posibles sorpresas, lo mejor es tener claro qué comprobar antes de comprar una casa de segunda mano. Siguiendo unos sencillos consejos podrás evitar imprevistos y las preocupaciones y gastos que pueden conllevar.

La titularidad y las cargas

La principal pregunta que hay que formularse antes de lanzarse es qué tengo que saber antes de comprar una casa de segunda mano. Es esencial no pasar por alto a quién compramos ni qué compramos.

Aunque lo lógico es que sea un formalismo, es importante comprobar que quien te va a vender la vivienda es el titular de la misma. Esto es tan fácil como pedir una nota simple en el Registro de la Propiedad. En dicha nota se podrá ver si la vivienda está libre de cargas, es decir si sobre ella hay una hipoteca o pesa un embargo, por ejemplo.

Las cargas pueden ser también impagos de recibos de la comunidad, en cuyo caso el propietario nos podrá facilitar un certificado de que está al corriente de los pagos o podremos recabar esta información del administrador de la finca o representante de la comunidad.

La nota simple del Registro recoge sólo una descripción básica de la vivienda. Para contar con información como el año edificación o la superficie construida, tanto descriptiva como gráficamente, lo mejor es consultar el Catastro de Bienes Inmuebles.

Por otra parte, en el caso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), será el ayuntamiento quien nos podrá decir si se ha pagado, o el mismo vendedor podrá facilitarnos el último recibo de su pago.

El contrato de reserva de la vivienda o contrato de arras

Lo más habitual es señalizar la futura propiedad para no perder la compra. La señal con la que se reserva una casa es conocida como contrato de arras y supone normalmente el 10% del valor de la compra. En él se estipula, además, cuánto tiempo dura la reserva de un piso garantizada por la señalización, que habitualmente es de un máximo de tres meses.

Pero lo mejor es que antes de comprometerte dando una señal para la compra de la vivienda compruebes cuáles son sus condiciones reales de habitabilidad, porque si luego te echas atrás el actual propietario se quedará el importe que hayas desembolsado en concepto de señal.

El estado de conservación de la vivienda de segunda mano y su entorno

Ante la compra de una casa de segunda mano no hay que escatimar en visitas. Se trata de una adquisición importante, por lo que previamente a firmar el contrato de señal lo lógico es asegurarse de que la vivienda cumple nuestros requisitos y no presenta vicios ocultos.

Si se trata de la compra de un piso de segunda mano en una comunidad de vecinos, averigua el nivel de conservación del edificio. El certificado de Inspección Técnica de Edificios (ITE) te permite comprobar que las instalaciones de fontanería, electricidad, fachadas o acondicionamiento de garajes cumplen con los requisitos de habitabilidad y seguridad.

Respecto al estado de conservación de tu futura vivienda en sí misma, hay varios aspectos en los que te debes fijar, y para esto lo más conveniente es que antes de dar la señal para la compra la visites al menos dos veces en momentos diferentes del día.

Gracias a ello podrás comprobar cuestiones como la iluminación que recibe la vivienda o los ruidos que pasan a través de sus paredes o ventanas. Por supuesto, es aconsejable comprobar en una de las visitas si existen problemas con estos aspectos que indica Patricia Alcocer en este vídeo:

Fontanería

Abre y cierra todos los grifos, y fíjate bien en los techos de cuartos húmedos y cercos de ventanas, para localizar posibles humedades o goteras.

Carpintería

Abre y cierra puertas y ventanas, no sólo para saber si ajustan adecuadamente sino para comprobar cómo aíslan del ruido exterior.

Electricidad

Comprueba si la instalación es defectuosa o está obsoleta. Enciende y apaga las luces para ver cómo responden los interruptores y verifica que las tomas de corriente estén bien ubicadas.

Acabados

Revisa si la pintura está descascarillada o las paredes tienen abombamientos, e incluso si los suelos están firmemente sujetos o presentan imperfecciones.

Instalaciones

Sube por el ascensor y baja por escaleras, fijándote en los descansillos y puertas de tus futuros vecinos. Si hay algún problema lo detectarás rápidamente. La suciedad, las puertas en mal estado, las cerraduras dispares o los olores fuertes son señales inequívocas.

Cimentación

Observa paredes, techos y suelos para descartar que haya grietas o fisuras que puedan afectar a la estructura o se deriven de reformas en el inmueble o en viviendas colindantes.

Olores

Presta atención a posibles malos olores que puedan destapar algún problema de tuberías o suciedad en la comunidad de vecinos.

Exterior

Desde el exterior observa la fachada y las diferentes ventanas del edificio. Un buen mantenimiento exterior o carpinterías homogéneas indican una comunidad, a priori, pacífica.

Entorno

Observa si en el edificio o edificios colindantes hay locales comerciales, oficinas, bares… Las actividades comerciales que rodeen a tu casa deberían encajar con tu estilo de vida y adaptarse a tus horarios.

Rehabilitación y cédula de habitabilidad

Si tras revisar todo lo demás, tenemos claro que nuestra futura casa de segunda mano necesita una rehabilitación a fondo y estamos dispuestos a hacerla, lo mejor es asegurarse de que después cumplirá con todos los requisitos. Un informe previo emitido por un técnico competente acreditará que la vivienda podrá tener cédula de habitabilidad tras las obras y nos ahorrará cualquier disgusto.

Certificado energético

Otra de las verificaciones que debes realizar antes de la compra de una casa de segunda mano es si cuenta con el certificado energético correspondiente, necesario para que lleve a cabo la transacción. Consulta con nuestros especialistas que, además, te podrán asesorar para mejorar la eficiencia energética de tu futura vivienda.

Últimas noticias

Suscríbete a nuestro newsletter Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete al newsletter del Alia Tasaciones y recibirás puntualmente las novedades, tendencias, y soluciones de la mano de nuestros profesionales.