¿Te estás planteando comprar un terreno y construir una vivienda? Ten en cuenta los impuestos que tendrás que abonar entre la adquisición del solar y la construcción de tu hogar.

A la hora de adquirir un solar para construir una casa, debes tener en cuenta que no solo tendrás que pagar el precio del terreno y el coste de construcción, sino también impuestos asociados tanto a la compra del solar como a la edificación de la vivienda que elevarán el precio final.

Por lo tanto, en tu presupuesto debes incluir las tasas correspondientes, así como aquellos gastos de notario y gestoría. En el caso de que necesites financiación hipotecaria para su adquisición, además deberás tener en cuenta el coste de la tasación, obligatoria ya que sirve de garantía del préstamo.

Impuestos en la compra de un terreno

En este caso hay que tener en cuenta quién es el propietario del solar ya que dependiendo de si es una persona jurídica (empresa) o física (particular) se abonarán distintos tributos.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP)

Si el vendedor es un particular, el comprador deberá de asumir el ITP, cuya tasa varía entre el 6% y el 10% del valor de la parcela, dependiendo de la comunidad autónoma donde se encuentre el solar. En el caso de familias numerosas se reduce hasta el 5%.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

La adquisición del solar sólo está sujeta al IVA si el propietario es una empresa. El tipo impositivo general aplicable a la venta de terrenos es del 21%, aunque existen excepciones y tipos reducidos en determinadas situaciones.

Actos Jurídicos Documentados (AJD)

El impuesto de AJD se aplica sobre determinados actos y documentos de carácter jurídico que deben ser formalizados mediante escritura pública, documento notarial o instrumento público.

El impuesto se calcula aplicando un porcentaje sobre la base imponible del acto o documento sujeto a gravamen. La base imponible varía según el tipo de acto o documento, y puede ser el valor real del acto o el valor declarado en el documento, dependiendo de la legislación autonómica correspondiente. Oscila entre el 0,5% y el 1,5%, según la región.

Algunos de los actos y documentos que suelen estar sujetos al AJD incluyen: escrituras de compraventa de inmuebles, hipotecas y préstamos con garantía hipotecaria, actas de constitución de sociedades, poderes notariales, documentos notariales relacionados con herencias y sucesiones.

Plusvalía Municipal

El impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, más conocido como Plusvalía Municipal, grava la revalorización del terreno desde la última transmisión y sólo lo abona el vendedor. El importe a pagar varía en función del tiempo transcurrido desde la última venta y del valor catastral del terreno.

Impuestos en la construcción de la vivienda

Además de las tasas de solicitud de licencia de obra y de primera ocupación, que depende de los ayuntamientos, debes tener en cuenta los siguientes impuestos:

Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO)

Es un impuesto municipal que recae sobre las construcciones, instalaciones y obras que se realicen en terrenos urbanos o rústicos y cada municipio tiene la facultad de establecer su propia normativa y tipos impositivos.

La base imponible del ICIO está constituida por el coste real y efectivo de la construcción, instalación u obra, incluyendo tanto los materiales como la mano de obra necesarios para llevarla a cabo.

La cuota del ICIO se calcula aplicando un porcentaje sobre la base imponible, que puede variar según la normativa municipal. Generalmente, este porcentaje oscila entre el 4% y el 9% del presupuesto de ejecución material. Se abona en el momento de solicitar la licencia de obras.

Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD)

El AJD de la declaración de obra nueva es un tipo impositivo que varía en función de la comunidad autónoma y puede oscilar entre el 0,5% y el 1,5% del coste real de la obra.

Y una vez que ya disfrutes de tu nuevo hogar, tendrás que abonar al ayuntamiento el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), una tasa anual que grava cualquier propiedad de bienes inmuebles. Su cuantía se determina en función del valor catastral de la propiedad y de las tarifas establecidas por el municipio correspondiente.

Por tanto, los impuestos en la construcción de tu vivienda suponen un importante desembolso, que debes estudiar a fondo para tomar la mejor decisión.